INSALUM innovación en salud mental

Obsesiones

 

 

 

 

 

 

 

Obsesiones

Las obsesiones se podrían definir como ideas, pensamientos, imágenes o impulsos que aparecen de manera involuntaria y persistente, y que inicialmente la persona vive y experimenta como algo extraño a su pensamiento (egodistónico), como una invasión de su pensamiento por parte de estas ideas. Ejemplos de obsesiones serían pensamientos repetitivos y persistentes acerca de determinados objetos o pensar que las personas están contaminadas o sucias y van a transmitirnos la contaminación, imágenes repentinas sobre la posibilidad de hacernos daño o de hacérselo a los demás (aunque sería incapaz de hacerlo) y dudas persistentes acerca de si habré dicho un taco sin darme cuenta, si habré cerrado la puerta de casa, o el gas, o apagado la televisión Son ideas absurdas y sin sentido que el afectado no puede controlar. Las personas pueden reconocer que sus obsesiones no tienen ningún sentido y la mayoría han intentado resistirse a ellas de algún modo, en algún momento. Sin embargo, tales intentos suelen resultar infructuosos y la persona siente que difícilmente puede deshacerse de ellas.

El trastorno principal donde la presencia de las obsesiones se presenta como la característica fundamental y base de su psicopatología es el denominado trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

 

Trastorno obsesivo compulsivo

  Es un trastorno que se caracteriza fundamentalmente por la presencia de obsesiones y/o compulsiones recurrentes, que forman parte de la vida de la persona y que le producen un gran sufrimiento y le incapacitan para desarrollar una vida satisfactoria.

Dado que las obsesiones son ideas, pensamientos, imágenes o impulsos que la persona vive como algo extraño a su pensamiento y sin sentido, intentará suprimirlas mediante la realización de las compulsiones.

Las compulsiones son conductas o acciones mentales (lavarse las manos repetidas veces al día, tocar un número determinado de veces un objeto, comprobar reiteradamente las cerraduras, el gas, colocar de una manera determinada la ropa o los utensilios de cocina, contar, rezar, repetir una palabra mentalmente una serie de veces,...) que se efectúan de manera repetitiva y de acuerdo con determinadas reglas como respuesta a una obsesión, se producen por lo general para intentar reducir el malestar que produce la obsesión o para impedir algún daño anticipado (se cree que va a ocurrir algún desastre si no realiza la conducta).

La compulsión o ritual, es precedida por una sensación de "urgencia" compulsiva y en general, como en las obsesiones, se acompaña de un deseo de resistirse a ella. Sin embargo, también como en el caso de las obsesiones, estos intentos no suelen tener éxito.

Este problema puede llegar a ser muy incapacitante interfiriendo seriamente en las distintas áreas de la vida de la persona, afectando en sus relaciones con los demás, en su rendimiento académico o laboral o en sus actividades de ocio y entretenimiento. El sufrimiento emocional de las personas con un trastorno obsesivo-compulsivo es muy elevado ya que reconocen como irracionales sus pensamientos y conductas, que además inundan las actividades más cotidianas de su día a día, y sin embargo no pueden conseguir eliminarlos de sus vidas.

 

¿Qué tipos existen?

  Existen diferentes tipos de TOC en función de la temática de la obsesión y de la compulsión. Lo habitual es la presencia de varios contenidos en la misma persona, bien coexistiendo en el mismo momento de la enfermedad o apareciendo secuencialmente en distintos tiempos de la evolución de la misma. Los más frecuentes son:

TOC de limpieza: las personas que lo padecen sienten un gran temor a que determinados estímulos les provoquen alguna enfermedad o que les contaminen, por lo que necesitan realizar un ritual de limpieza para prevenir la infección.

TOC de comprobación: las personas que lo padecen necesitan realizar varias comprobaciones (si las ventanas y la llave del gas están cerradas, las luces apagadas...), para reducir la ansiedad que les produce el pensar en una consecuencia desastrosa si no lo hacen.

TOC de orden: la persona que lo padece trata de imponer un orden determinado a su entorno con la única intención de reducir la ansiedad que el desorden le provoca.

TOC de repetición: las personas que lo padecen repiten una acción un número de veces determinado para evitar la posibilidad de un desastre futuro (tocar un objeto n veces).

 

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de elección es aquel que combina la utilización de psicofármacos y psicoterapia. El desequilibrio neuroquímico está perfectamente documentado en este tipo de trastorno, de ahí la indicación del tratamiento farmacológico y la buena respuesta clínica al mismo. Pero también es fundamental un trabajo psicoterapéutico con los pacientes para dotarles de conocimientos de la enfermedad y de las estrategias necesarias para deshacerse de sus obsesiones y compulsiones.

Tratamiento farmacológico: el fármaco más estudiado para este trastorno es la clomipramina, aunque también se ha demostrado la eficacia con diferentes inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (fluoxetina, fluvoxamina ).

Tratamiento psicoterapéutico: es frecuente utilizar las intervenciones cognitivo-conductuales. Para las obsesiones se aplican procedimientos de exposición gradual, que consisten en exponer poco a poco a la persona a todo aquello que le produce ansiedad y malestar. Para el tratamiento de las compulsiones, se intenta trabajar con técnicas de prevención de respuesta que consisten en impedir que el paciente realice el ritual.

Para más información contacte con nosotros.

 

Contactenos | © 2006 Insalum, SL